Los blog tienen fecha de caducidad por Silvia Navarro

Silvia Navarro: Los blogs tienen fecha de caducidad

Apunto de cumplir el cuarto aniversario de su blog 1sillaparamibolso, Silvia Navarro se ha convertido en una de las bloggers con más seguidores del territorio nacional. Ha publicado un libro y sacado su propia colección de ropa, lo próximo una tienda física en Alicante en la que comprar sus diseños.

Tuvimos la suerte de hablar con ella largo y tendido cuando acudió a mürcia! fitting room para dar una charla sobre moda y blogs.

Cuando escribió su primer post con motivo de la comunión de su primo no imaginaba todo lo que le decantaría el futuro. Lo hizo simplemente por tener un sitio en el que guardar looks, “Ahora la gente crea blogs para ganar dinero, que te regalen ropa y viajar a sitios bonitos y eso es un error. Las cosas no son de color de rosa, mi trabajo es hacer que las cosas sean de color de rosa. Hago 15 post en un fin de semana y no descanso nunca. En julio tendré vacaciones de verdad porque me voy a China y allí no permiten las redes sociales”.

Desde hace año y medio Silvia se dedica a su colección de ropa, “hago las cosas pensando en el futuro porque creo que los blogs tienen fecha de caducidad”. Por ese motivo decidió sacar su primera colección de ropa enfocada a ceremonia “No pretendo competir con la ropa que hace Inditex para el día a día. Hacer un vestido me cuesta 80 euros porque está hecho a mano uno a uno y con productos españoles. Ví una vía fuerte en el blog y decidí hacer una colección, simplemente probar, a ver cómo funcionaba. El siguiente paso es abrir una tienda física en Alicante”.

“Aunque sus vestidos se agotan en la tienda online en cuestión de horas Silvia habla con cautela de su éxito, “la gente es muy cambiante, cosas que piensas que van a encantar no gusta tanto como nos pensamos. Es un riesgo constante”.

El Alma Mater de 1sillaparamibolso ha vivido 18 años en Murcia, ciudad de la que conserva inolvidables recuerdos como la época de universidad. “Siempre que puedo vengo a estar con mis amigas que son las mismas desde hace años. Es el vínculo más fuerte que tengo con Murcia, las tengo desde que tenía seis años. Cada vez que quedamos es como volver a la adolescencia, de todo lo que tengo es lo que más valoro”.

Ya sabemos que el bolso de Silvia ocupa una silla, pero ¿qué lleva dentro? “Suelo llevar bolsos súper grandes pero porque me gusta el bolso el sí, dentro llevo el monedero, las llaves, cacao porque tengo adicción, lápiz de labios y móvil. Sin duda es mi prenda fetiche. Vas con unos vaqueros, una camiseta y unas sandalias planas y el bolso es lo que te da el toque de distinción, ni siquiera un bolso de marca, uno de buena calidad.

“En mi día a día no voy ni maquillada, llevo un moño, las gafas y zapatillas. A veces voy hasta sin bolso. El blog soy yo súper arreglada, alguien que diga que va así todos los días miente. Muchas veces me han parado y me han preguntado ¿eres Silvia? incluso una vez pagando en una tienda me dijo una chica que hasta que no vio en el DNI Silvia Navarro no sabía si era yo. Una de las anécdotas más entrañables fue en una charla que di en Málaga. Una madre vino con sus hijas de diez años y se pusieron súper nerviosas a llorar porque me habían conocido”
Su libro, es un manual de uso en el que Silvia da claves para vestir en cada ocasión o sacarle el máximo partido a tu armario.

“Cuando me lo propusieron en octubre de 2012 fue todo casualidad, querían hacer un proyecto con un blog y buscaban uno que tuviera mucho tráfico en España. En aquellos momentos mi blog no lo era, para nada, pero quisieron apostar por mí, ahí tuve mucha suerte. Acepté y no me esperaba que lo fueran a comprar ni que estuviera entre los más vendidos en El Corte Inglés”.

Debido a su trabajo Silvia pasa mucho tiempo viajando, ¿qué no falta en su maleta? “las bailarinas, vaqueros y camisetas blancas”.

Lo que no todo el mundo sabe es que Silvia es licenciada en derecho, “terminé derecho y no quiero saber nada de la carrera, si me he dedicado a la moda es por contradecir a mis padres. Mi padre se empeñó en que hiciera la carrera y yo no quería. Me decía, ya verás como cuando estés en segundo te gusta y nada, ya verás cuando termines y nada, la odiaba. Cuando terminé me puse a opositar y me pasé cuatro meses llorando. Le dije a mis padres que no quería ser juez. Mi padre se enfadó bastante. Incluso a día de hoy, que tengo un trabajo bastante serio, todavía no me ha perdonado que sea juez. Piensa que dentro de cinco o diez años me voy a arrepentir. Veo normal que quiera lo mejor para su hija. Tener un blog no es un trabajo convencional, ahora con la firma ya lo ve más normal. Mi proyecto de futuro es abrir tienda y empezar con franquicias por España”.

Guardado en blog Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *